8-O Orden y desorden

Para el juego que presentamos hoy necesitaremos utilizar las cartas de símbolos químicos con las que ya hemos jugado en otras ocasiones. Utilizaremos únicamente las correspondientes a los nueve primeros elementos: del Hidrógeno al Flúor.

Lo primero que vamos a hacer es ordenarlas por su número atómico en un montón, mostrando los símbolos: primero situaremos el Hidrógeno, sobre él el Helio, luego el Litio, … hasta terminar poniendo el Oxígeno y el Flúor.

cartas1

A continuación, damos la vuelta al paquete, para que se vea el dorso de las cartas y cortamos, por donde queramos. Completamos el corte poniendo uno de los dos paquetes sobre el otro.

 

El siguiente paso consiste en dar dos jugadas de cartas, repartiendo alternativamente a izquierda y derecha. las cartas se reparten cara abajo, de modo que no se vea qué carta se está dando.

reparto

 

Recogemos uno de los montones, el que queramos, y lo ponemos sobre el otro. Cortamos de nuevo y completamos el corte.

Volvemos a repartir alternativamente en dos montones, ponemos uno sobre el otro. Cortamos ese paquete y completamos el corte.

Con esto ya hemos desordenado bastante las cartas, pero vamos a hacerlo una vez más: repartimos alternativamente en dos montones, ponemos uno de los dos paquetes sobre el otro, cortamos y completamos el corte. Ahora vamos a mirar qué símbolo químico ha quedado en la parte inferior del mazo. Y vamos a subir de abajo a arriba, de una en una, tantas cartas como indica el número atómico de ese elemento. Por ejemplo, si abajo tenemos el Berilio, subiremos 4 cartas (contando esa, la inferior) de abajo a arriba.

4

Para terminar pondremos las cartas en hilera, de izquierda a derecha, mostrando los dorsos y sin mostrar qué símbolo químico se oculta en cada carta.

hilera

Solo nos queda una cosa que hacer: dar la vuelta a las cartas de una en una comenzando por la de la izquierda. ¿Es sorprendente, no?