54-Xe El Ahorcado

El Juego del ahorcado es un clásico al que todo el mundo ha jugado alguna vez. Se trata de adivinar una palabra de la cual se han mostrado las posiciones, y se ha dado una pista, normalmente la primera letra. Entonces se van diciendo nuevas letras, y por cada error se añade una línea del pictograma del ahorcado. El juego se gana si no se llegan a completar todas las líneas.

Hoy os proponemos jugar al ahorcado, pero de una forma un poco distinta, aprovechando los símbolos químicos de los elementos de la Tabla Periódica.

Juego clásico: adivinar un elemento químico

Se usa el procedimiento habitual del juego del ahorcado, pero aquí, quien proponga la palabra a descubrir, ha de limitarse al conjunto de 118 nombres de los elementos químicos.

Juego con los símbolos de la Tabla Periódica

Antes de nada, hace falta encontrar una palabra que se pueda descomponer en símbolos atómicos (ver juegos de esta colección, o usar la web chemspeller.com para comprobar si una palabra se puede escribir usando símbolos atómicos.

Entonces, se sigue haciendo el juego normal del ahorcado, sólo que en lugar de las 26 letras del alfabeto, se usan los 118 símbolos atómicos de los elementos químicos. Por ejemplo, “Paris” se puede escribir como “Pa, rI, S” (si se acepta que los símbolos se puedan escribir al revés, claro, esto es una opción del juego que lo facilita un poco).

Nótese que la mejor estrategia en el juego normal del ahorcado es proponer las letras que salen con más frecuencia en cada lengua. En caso del juego qu os proponemos, haría falta pensar en otra estrategia mejor, pero seguramente sería decir símbolos atómicos de una sola letra: O, S, I, P, C, etc. O símbolos que tienen vocal y consonante (pero eso depende del idioma que se use).

Juego de adivinación de un elemento químico con símbolos de la Tabla Periódica

Se trata de una variante bastante limitada del segundo juego, donde la palabra a proponer sólo puede tener 118 elementos. Lógicamente, primero hace falta encontrar un elemento que se pueda escribir como concatenación de símbolos atómicos.

Por ejemplo: Neó (catalán), Neon (inglés), Neón (castellano).

Ese juego os permitirá familiarizaros con la Tabla Periódica, ¡seguro!

Y un complemento numérico:

Se puede calcular el valor numérico de una palabra, sumando los números atómicos de los símbolos usados. Lógicamente, cuando haya una “U” (Uranio, 92) el valor será muy alto… ¡Quizá os podéis inventar variantes de este juego!